Esperanza Gómez

Noticias de Esperanza Gómez

Esperanza Gómez

Modelo y actriz para adultos

Esperanza Gómez Medina nació en Belalcázar, Caldas, el 18 de mayo de 1983.

Es una reconocida modelo erótica, playmate y actriz de cine para adultos.

Viene de una familia muy conservadora. Tiene seis hermanas y un hermano.

Vive con su esposo, cuya identidad es desconocida, desde hace más de ocho años.


Residencia

Colombia

Pareja

Nombre desconocido

Hijos

No tiene

Edad

36 años

Religión

Católica


Tabla de contenido


Trayectoria de Esperanza Gómez como modelo

Esperanza Gómez siempre soñó con ser modelo y comenzó a los 7 años de edad. Dice que se propuso ser reconocida en este mundo para que sus hermanas dejaran de decirle que no lo lograría porque no era bonita; entonces, cambió su imagen, perseveró en su meta y a los 16 años ya hacía parte de algunas campañas de ropa para marcas colombianas.

Tras graduarse del Colegio, Esperanza inició sus estudios en Agronomía, pero los interrumpió y se cambió a Medicina Veterinaria; carrera que tampoco terminó porque no se sentía capaz de sacrificar a un animal algo que, necesariamente, tendría que hacer en el futuro.

Continuó con su carrera en el modelaje y, en 2006, con 23 años, ganó Miss Playboy TV Colombia, lo que le dio el derecho a participar en la edición internacional del concurso.

En noviembre de 2009, Esperanza apareció en la portada de la revista colombiana para hombres, Soho.

En 2014 participó en la presentación de los Premios Shock y en 2015 fue la modelo del video musical del sencillo “Dime que sí”, del cantante de reggaeton colombiano Cash.


Trayectoria de Esperanza Gómez como actriz

Tiempo después de conseguir ser conejita Playboy, Esperanza sintió que estaba cansada de su carrera como modelo y decidió retirarse del medio. Un día, en una conversación con quien hoy es su esposo -un acaudalado hombre, cuya identidad se desconoce y de quien solo se sabe que se dedica a la aeronáutica-, le confesó que siempre soñó con participar en una película para adultos, a lo que él le respondió que siempre deseó estar con una mujer que fuera chica Playboy o que actuara en ese tipo de películas. Animada por el hecho de compartir ese sueño y con el apoyo de su pareja, Esperanza decidió ir en busca de lo que tanta curiosidad le causaba.

Su primer casting fue en Los Ángeles; sin embargo, fue rechazada por su timidez y desconocimiento del inglés. Firme en su propósito de hacer parte de una película para adultos, Esperanza regresó a Colombia y se matriculó en un centro de idiomas para que esto no volviera a ser un inconveniente en el futuro.

Tres meses después, se presentó en un casting realizado en Miami por un productor que también estaba comenzando en la industria y que había sido rechazado por varias actrices por su falta de experiencia. Esta vez Esperanza resultó elegida y rodó su primera película “South Beach Cruisin’ 3”, en 2009, a los 26 años de edad, bajo la dirección de Josh Stone, cumpliéndose así lo que tanto había anhelado, según ella, desde que tenía 13 años.

Esperanza afirma que, al terminar el rodaje, regresó a Colombia sintiendo que ya había cumplido su fantasía; sin embargo, fue tal el éxito de esta película, que ingresó al ranking de las 100 mejores actrices de entretenimiento para adultos del mundo, ubicándose inmediatamente en el puesto 60, por encima de muchas otras con más experiencia.

Desde entonces, comenzaron las ofertas y aunque no estaba entre sus planes dedicarse a ello, tomó la decisión de hacer carrera en esta industria, no sin antes consultarlo con su esposo, quien estuvo de acuerdo y se declaró su fan número uno.

Tras más de ocho años como actriz, en los que ha realizado más de 30 películas para adultos, Esperanza asegura que nunca vio su trabajo como una obligación sino como un pasatiempo que disfrutaba demasiado; que ahora es ella quien decide si participa en las producciones que le ofrecen, que realiza máximo siete por año y que, incluso, hay años en los que no hace ninguna película.

La mayor parte del tiempo se dedica a realizar shows al público y a ser la imagen de algunas empresas que tienen que ver con la industria, para las cuales hace trabajo promocional y publicitario, actividades que alterna con su vida como esposa y ama de casa.


¿Quiénes conforman la familia de Esperanza Gómez?

Esperanza Gómez nació y creció en una familia en extremo conservadora y de formación católica. Esperanza recuerda que era tanto el pudor en su casa, que debía bañarse con su ropa interior puesta.

La reconocida actriz del cine para adultos afirma que su fascinación por las películas para adultos se originó cuando estaba organizando la cama de su hermano y encontró unas revistas entre las tablas y el colchón. La ojeó y se dio cuenta de que otras personas disfrutaban de eso que a ella le decían que era malo y comenzó a soñar con hacerlo cuando fuera grande.

Al principio su familia rechazó su trabajo; sin embargo, asimilaron su decisión teniendo en cuenta que Esperanza ya era una mujer adulta, independiente y responsable y que contaba con el apoyo de su pareja, con quien para entonces llevaba dos años de relación.

Actualmente, la actriz afirma que su mamá se siente feliz y orgullosa del reconocimiento y el éxito que ha obtenido. Su padre falleció antes de que Esperanza hiciera su debut en la industria del cine para adultos.

Esperanza asegura que no quiere tener hijos, pues siente que ya vivió esa faceta con una sobrina a la que crió como una hija.


¿Quién es el esposo de Esperanza Gómez?

Esperanza se refiere a su esposo como Ernesto, pero es todo lo que se conoce de su identidad. Es un empresario aeronáutico y fue en este ámbito en el que se conocieron. Cuando ella tenía 16 años, asistió a un club de ultralivianos y allí lo vio, la atracción fue mutua. Fueron amigos durante nueve años hasta que ella le confesó que estaba enamorada de él, ahí comenzó su relación. Actualmente, viven en unión libre.

Según Esperanza, su esposo es aficionado y coleccionista de material para adultos. Recuerda que fue con él con quien vio por primera vez una película de este género.

Tan pronto decidieron que Esperanza incursionaría en esta industria, su esposo se encargó de prepararla física y psicológicamente para que tomara conciencia de lo que estaba por hacer y de las consecuencias que eso acarrearía.

Esperanza y su esposo lo han experimentado todo a nivel sexual y mantienen una relación abierta en la que están permitidas otras parejas, bajo ciertas reglas que han acordado desde el principio y que cumplen a cabalidad, cómo contarse cuando han estado con otra persona, durante los tres días siguientes y hacerse exámenes médicos cada mes para descartar enfermedades de transmisión sexual.

Esperanza asegura que sus demás relaciones, tanto dentro como fuera del set de grabación son netamente físicas, pues afirma estar absolutamente enamorada de su pareja.