Esposa de Luis Alberto Posada muestra los glúteos tras aplicarse biopolímeros

Esposa de Luis Alberto Posada muestra los glúteos tras aplicarse biopolímeros
Foto: YouTube

Entre lágrimas, la esposa del cantante de música popular Luis Alberto Posada, cuenta el drama que ha tenido que vivir a causa de los biopolímeros.

Varias famosas han sido víctimas de este procedimiento, que al parecer se puso de moda en una época y que han tenido que pagar con creces. Médicos ignoraban las consecuencias que podría traerles este productos en la salud.

Su nombre es Catalina Iglesias y al igual que Jessica Cediel o Yina Calderón, la vanidad le pasó factura y tuvo que soportar las consecuencias de este mal procedimiento.

Para el programa ‘Lo sé todo’ del Canal Uno, Iglesias contó que todo comenzó en el 2003 cuando una amiga la llamó para contarle que estaban aplicando unas inyecciones en la cola para reafirmarlas. Ella se miró en un espejo y vio que no los necesitaba, pero una ayudita no le vendría nada mal.

“Me hice el procedimiento en Pereira, en una estética. Me inyectaron un tarrito pequeño”, cuenta ella.

Los primeros meses se dio cuenta de que su cola sí se le había puesto muy dura y estaba feliz con los resultados. Después de eso se fue para España un tiempo y fue allá donde conoció a su esposo.

Cuando se devolvía para Colombia vio en las noticias que una mujer había sido víctima de biopolímeros y se los habían aplicado en el mismo lugar que a ella. Situación que la preocupó y comenzó a pensar que a ella también le habían inyectado lo mismo.

Ella tenía todos los síntomas, pero nunca lo había relacionado con los biopolímeros.

En el 2007, cinco años después de haberse puesto los biopolímeros, se hizo un aumento de busto. Sin embargo, luego de tener a sus hijos decidió quitárselos porque ya no le gustaba como se veía su cuerpo, además de varios problemas de espalda.

“Cuando me iban a operar, yo le dije al doctor que el tamaño de mi cola era muy grande y que por qué no me lo reducía”, relata.

Cuando Catalina se despertó de la cirugía el doctor le dijo que ella tenía biopolímeros y le mostró lo que tuvieron que extraerle.

“La primera vez que me vi a un espejo fue muy duro. En ese momento le pedí a Dios que me diera fortaleza”, afirmó ella.

Adicionalmente, también se había aplicado en los labios y ahora se encuentra en el proceso de recuperar la movilidad. Ella cuenta que no puede creer que existan personas tan inhumanas que sean capaces de hacer ese daño, pues es para siempre y la recuperación es muy dura. Pues durante dos meses no podía ni sentarse.

En enero de este año los médicos lograron extraerle todo de su cuerpo, sin embargo, ella dice que el daño es irreparable. Además, las cicatrices que le quedaron no son para nada estéticas.

Lo que la ha ayudado a salir victoriosa de esta tragedia es el apoyo de su esposo.

Finalmente, envía un mensaje a todas aquellas mujeres que en la búsqueda del cuerpo perfecto han caído en esta trampa. Ella solo quiere que las mujeres aprendan a aceptarse como son, además la mayoría de las que se someten a estos procedimientos son mujeres que no lo necesitan. Ella además, se siente mal porque llevó a varias amigas a que se hicieran lo mismo.

“Esto es una enfermedad que no estaba en nuestro cuerpo, que nos la inyectan”, concluye.

Entrevista completa:

En Colombia cada día mil mujeres son inyectadas con sustancias desconocidas ignorando lo peligroso que puede llegar a ser.

El cantante también hizo un llamado a las mujeres para que no se dejen engañar y no se dejen llevar por cánones de belleza.

“Para mí no hay ningún impedimento para estar con ella, yo solo quiero que ella se sane y mi hogar continué como estaba antes”, dice Luis Alberto Posada.

También contó que sus hijos se asustaron cuando se enteraron de la noticia, pero están tranquilos por ver a su madre fuera de peligro.

Alejandra Cárdenas
Acerca de Alejandra Cárdenas 302 Articles
Comunicadora Social y Periodista graduada de la Universidad Pontificia Bolivariana, con conocimientos en Marketing Digital y amplio dominio del inglés. Apasionada por la comunicación digital y la organización de eventos. Tiene experiencia de un año en comunicación organizacional y seis meses en periodismo digital. En sus ratos libres le gusta ver fútbol, bailar y hacer ejercicio. Le encanta leer a Amalia Andrade y ama disfrutar con su familia. En el mediano plazo quiere ser empresaria.